MINDFULNESS

MEDITACIÓN, SONIDO Y MOVIMIENTO

Meditar nos ayuda a acceder al silencio de la mente, a estar con lo que hay, ya sea agradable o desagradable, a contactar con los propios estados emocionales y mentales que vamos transitando y tomar consciencia de cómo éstos van variando, a trascenderlos. La meditación ayuda a aceptar la vida como viene, a calmar y aclarar la mente, a concentrarnos mejor en nuestras vidas y discernir qué nos puede hacer más felices.

Meditar nos ancla a la tierra y a la vida, al igual que la música, y permite refugiarnos en nuestro interior, donde estamos en casa, a salvo. Desde determinados sonidos y movimientos, podemos dejar a un lado el pensamiento y dedicarnos a sentir y estar presentes. A partir de este silencio, emerge con mucha más claridad la consciencia. El sonido implica vibración, y determinadas vibraciones actúan como un masaje que relaja nuestros músculos, armoniza nuestro cuerpo y facilita por tanto serenar nuestra mente. 

Determinadas PRÁCTICAS CON VOZ, SONIDO Y MOVIMIENTO permiten  vaciarnos y quedar en un estado de quietud, silencio, plenitud. Para meditar con voz y sonido, podemos recurrir a algunas como las siguientes:
  • Improvisación vocal con instrumentos que proporcionen una base armónica estable (shruti box, armonio, monocordio…), o bien a partir de secuencias armónicas estables desarrolladas con otro tipos de instrumentos (guitarra,  piano…).
  • Canto de mantras. La repetición de palabras o sonidos facilita el acceso a estados de relajación profunda o estados ampliados de conciencia. Podemos utilizar mantras de tradiciones orientales, que tienen la fuerza de haber sido cantados por muchas personas a lo largo de los tiempos. Los contenidos de las palabras, sea cual sea la lengua que utilizamos, tiene una importancia clave, así como el tipo de melodías y armonías que utilizamos.
Podemos también crear mantras para atender a cualquier objetivo de bienestar o terapéutico (p.e., repetir las palabras “siento paz respirando, siento paz cantando” dentro de una melodía y armonía que generen sensación de paz -p.e., con ritmos lentos, utilizando armonías y melodías que pueden ser tonales o modales-).

La repetición de determinadas sílabas -los bija mantras-  nos ayuda a armonizar diferentes centros energéticos y, por tanto, alcanzar estados de bienestar, relajación y plenitud. 
  • Masajes/viajes de sonido. Desde la terapia del sonido, diferentes corrientes relacionan cada centro energético con una nota o acorde. Así, Fabien Maman ha investigado en efecto del sonido sobre el cuerpo y sus células. Desde su perspectiva, el chacra raíz se armonizaría mejor con Fa, el segundo chacra con Do, el tercero con Sol, el cuarto con Re, el quinto con Mi, el sexto con Si y el séptimo con Fa# (siguiendo el círculo de quintas, puesto que el intervalo de quinta favorece enormemente la armonización). 
Podemos meditar escuchando o interpretando esta sucesión de acordes, cantando cada uno de ellos o/y añadiendo incluso el bija mantra correspondiente a cada chacra o centro energético. La música en directo y con instrumentos orgánicos facilita esta tarea, ya que los instrumentos orgánicos (no-electrónicos) generan armónicos, y los armónicos tienen un efecto importante en el cuerpo.
  • Canto de armónicos. Todo instrumento musical, incluida la voz, vibra dando lugar a una nota fundamental, al mismo tiempo que a otras de mayor frecuencia (más agudas) y menor intensidad (o volumen). Estas notas que acompañan a la fundamental son los armónicos. Cualquier voz sana es rica en armónicos, que se producen a partir de vibraciones sanas producidas por nuestro aparato fonador.
En este tipo de canto, se utilizan de manera muy especial los resonadores de la cara, potenciando los armónicos de nuestra voz. Éstos mantienen proporciones perfectas entre sí y respecto a la nota fundamental. Por esta razón, tienen un potencial armonizador muy amplio. Desde culturas milenarias, cantos sagrados y música utilizada con fines sanadores, el canto de armónicos favorece estados meditativos y ampliados de conciencia. En este sentido, destaca el trabajo de personas como Jill Purce: The Healing Voice, que con su trabajo contribuyen a re-encantar el mundo.


MEDITAR EN SILENCIO facilita la comprensión de las raíces del sufrimiento y de la felicidad. Desde la plena consciencia, somos más capaces de sostener, transformar y trascender el dolor y regar las semillas de la felicidad (Thich Nhat Hanh  ofrece numerosos libros, prácticas y vídeos sobre estas cuestiones. También se pueden encontrar libros gratuitos sobre meditación en la web de la Asociación Española de Meditación Vipassana ).

Los procesos de crecimiento y sanación suponen, por un lado, apostar por el amor hacia nosotras y nosotros mismos, hacia otras personas y hacia la vida. Comprometerse con la vida, con todo lo que nos trae: alegría, placer, dolor, dificultades y logros... Un mecanismo muy corriente de la mente es el de apegarnos a las sensaciones agradables y huir del dolor. Pero hay experiencias dolorosas que, por más que nuestra mente trate de huir de ellas y “guardarlas bajo la alfombra”, tratarán de ser reconocidas, vistas, atendidas y sanadas, dando lugar a síntomas diversos.

El dolor que no hemos podido atender en determinados momentos y que necesita ser sanado puede quedar bloqueado donde lo dejamos, esperando a ser resuelto. Tal vez huyamos de él (con muchas distracciones, exceso de trabajo, adicciones...) hasta que nos demos cuenta de que no es posible seguir huyendo, que ese dolor está ahí y no se va. Entonces y, cuando la vida nos proporciona las condiciones y medios que necesitamos para sanarlo, podemos afrontarlo, liberarlo, darle un sentido en nuestras vidas y transformarlo.

Los conflictos o bloqueos que creaban caos en nuestro interior se pueden transformar mediante un proceso creativo. Esto da lugar a un orden simbólico nuevo al comprender y dar un sentido a lo que experimentamos y vivimos en su momento y no pudimos digerir.
Para hacer este proceso, normalmente necesitamos el acompañamiento de una o varias personas que ha(n) recorrido su propio camino con consciencia. La terapia y la meditación son dos grandes medios para crecer y avanzar, comprendiendo qué nos genera paz y felicidad y qué nos ayuda a sufrir menos o, al menos. La música, el arte y los estados meditativos ofrecen enormes posibilidades en este sentido.

La MUSICOTERAPIA y la TERAPIA DEL SONIDO generan condiciones favorables a la evolución de la persona, a la resolución de conflictos internos y externos y a la consciencia de qué le ayuda a ser más feliz. En musicoterapia, la o el terapeuta interpreta, pone, improvisa o compone con o para las personas usuarias de acuerdo a unos fines terapéuticos, educativos o relacionados con el bienestar. A través de esta música y del vínculo terapéutico, acompaña a otras personas en sus procesos de crecimiento, sea cual sea el punto del que parten. Y puede hacerlo porque ya fue acompañado/a en su propio camino y porque se ha formado lo suficientemente para llevar a cabo esta tarea. 

musicoterapia.educacion@gmail.com


ENLACES:


DIANE AUSTIN: http://dianeaustin.com/music/

SILVIA NAKKACH: http://www.voxmundiproject.com/Lavoz.html#

LISA SOKOLOV: http://lisasokolov.com/

TICH NHAT HANH: "La respiración consciente"
https://plumvillage.org/about/thich-nhat-hanh/

VOX MUNDI: "El yoga de la voz. La música es una dimensión liberadora", entrevista a Silvia Nakkach

RECURSOS DIDÁCTICOS EN RELACIÓN CON LA VOZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario